Depresión

Bajo estado de ánimo, tristeza, pérdida de interés en las actividades cotidianas, insomnio o exceso de sueño, falta de energía, sentimientos de culpa, indecisión, pensamientos negativos.

Ansiedad y estrés
Preocupación excesiva, impaciencia, irritabilidad, tensión, alteraciones del sueño, ritmo de vida acelerado.

Inseguridad
Indecisión, dificultades para saber decir que no, falta de asertividad.

Miedos y fobias
A hablar en público, a los animales, a los exámenes, a salir a la calle, a los espacios cerrados, a viajar en avión.

Ataques de pánico
Miedo de perder el control, mareo, palpitaciones.

Obsesiones y compulsiones
Comprobar repetidamente las cosas, contar objetos, aparición de pensamientos molestos, pensamientos y actos obsesivos.

Trastornos de la conducta alimentaria
Anorexia, bulimia, obesidad.

Trastornos de la identidad sexual
Dudas referentes a la preferencia sexual.

Problemas relacionados con conductas adictivas
Abuso y dependencia del alcohol y las drogas. Adicción a internet, al móvil, ludopatía.

Factores no atribuibles a trastornos mentales que merecen tratamiento:

  • Problemas de pareja
    Falta de comunicación, problemas de convivencia, agresiones verbales y/o físicas, procesos de separación, falta de deseo sexual.
  • Dificultades familiares
  • Problemas de relación
    Timidez o dificultades para hacer y mantener amistades, para saber decir que no. Falta de habilidades sociales.
  • Duelo
  • Problemas biográficos o por circunstancias de vida

Trastornos tratados

Updated on 2016-05-04T21:25:25+00:00, by Elena Caballero.