Terapia aplicada

La terapia en la que me he especializado se encuadra dentro del concepto de terapia familiar sistémica.

Por otro lado esta terapia se ve complementada mediante: técnicas de relajación y técnicas cognitivo – conductuales.

¿En que consiste básicamente la terapia familiar sistémica?

Exponiéndolo de una forma lo más sencilla posible, el modelo sistémico es sinónimo de dos conceptos: Interacción/Comunicación. Estos conceptos están basados en la Pragmática de la Comunicación, en la Teoría General de Sistemas y en Conceptos Cibernéticos.

No se considera la patología como un conflicto del individuo, sino como una patología de la relación. El punto de partida es el principio de que toda conducta es comunicación.

La persona se encuentra inserta en un “sistema” siendo los miembros de este sistema interdependientes. Por tanto, un cambio en un miembro afecta a todos los miembros del sistema. El síntoma tiene valor de conducta comunicativo, el síntoma es un fragmento de conducta que ejerce efectos profundos sobre todos los que rodean al paciente; el síntoma cumple la función de mantener en equilibrio el sistema
La terapia va dirigida a intervenir activamente en el sistema para modificar las secuencias comunicativas defectuosas.

En los anteriores modelos de salud mental, la unidad de diagnostico y tratamiento es el individuo, en el modelo interaccional o sistémico, dicha unidad es el sistema (díada, triada o más personas).

La terapia familiar se basa en cambiar la interacción entre los miembros de una familia. Pretende cambiar el medio relacional en el que vive una persona, no sacarla de este medio e intentar cambiarla a ella.

Así pues, la terapia familiar trata de modificar el equilibrio de la relación patogénica, entre los miembros de la familia, a fin de facilitar nuevas formas de relación.

Un síntoma de cualquier miembro de la familia en un momento determinado se ve como expresión de un sistema familiar disfuncionante. Para comprender el síntoma se debe comprender no solo al portador del síntoma, sino también a la familia y al sistema familiar, ya que el síntoma cumple la función de mantener el equilibrio del sistema familiar. Se podría establecer una regla empírica: Cuando el “porque” de un fragmento de conducta permanece oscuro, la pregunta “para que” puede proporcionar una respuesta válida.

Tratamientos psicológicos

Updated on 2016-05-03T21:45:23+00:00, by Elena Caballero.